Ovnis

medusa

(Descárgala como fondo de escritorio)

Bajo el mar apareció. Una extraña forma selenita que nadie acertaba entender. ¿Era realmente la luna? El color plata, el azul, la falta de luz…Nada ayudaba a descifrar el enigma. Y a su alrededor, pequeños platillos volantes, del mismo color que el planeta satélite.

Se desplazaban como a cámara lenta, como sábanas ondeadas por el viento en la terraza de un edificio. ¡No las toques!-gritaban algunos. ¡No las mires! -advertían otros. ¡Te convertirás en piedra!

Pues a mí me parecen simpáticas. Al menos bajo el agua. Quizá no sean amigables, ni respondan a nigún mensaje de acercamiento, pero yo sigo queriendo tocarlas.

Anuncios