Poseído por el Espíritu Navideño

pinchos

(Descárgala como fondo de escritorio)

¡Cómo disfruto estas entrañables fechas! ¡Mi gozo no cabe en mi cuerpo! ¡Es más! ¡Exploto de felicidad! ¡Qué digo exploto! ¡Reviento! ¡Estallo! ¡Detono! ¡Me despanzurro! ¡Me despachurro! ¡Me autodestripo! Vamos, que mis vísceras abandonan mi cuerpo para fusionarse con el exterior en una simbiosis YinYan no alcanzada ni por el sexo tántrico.

Ay, la Navidad, la Navidad, con las opulentas comidas familiares y sus niños con el sistema nervioso desquiciado ya de tantos días libres y tanto rey y tanto gordo trepatejados; con las tardes de centros comerciales sintiendo los codos de las viejas bigotudas que van tarde para conseguir regalos de última hora, casadas con señores pequeñitos que mezclan en sus miradas la impotencia de tener que malgastar su vida con ellas, y la piedad implícita de “tengo-que-hacer-que-la-defiendo-de-usted-así-que-voy-a-decirle-“Cuidado-con-mi-señora” (y por no liar la troca no le diré “Señor, su señora no es una señora, es un Bulldozer en plena maniobra, que me ha metido los codos por todos los espacios intercostales ya, joder).

En el tema regalos, cómo no estar contentos al ver la cara de felicidad de los párvulos al abrir el Mac Camión Extra Fuerte con Rodillos Megagigantes del copón y Super Ruedas con Super Tornillos Para un Máximo Agarre al subir por las paredes (figuritas aparte). ¿Pero es que soy es único mierdas que tiene un piso pequeño? ¿Y el único que piensa que pequeño y cuco es mejor que grande y tontorrón, y no hablo de la polla? ¿Soy el único? ¿Estoy solo en el universo?

No debemos dejar al margen otro de los bellos tópicos navideños que también me hacen reventar (estos casi literalmente) de dicha y ventura. Lo turrones. Pero este tópico me duele también por mi culpa. Si me la sudase todo y no me pasara el resto del año como un cretino en la mierda de la máquina de Spinning del gimnasio, igual no me afectaría tanto meterme esa cantidad desaforada de grasas polisaturadas entre pecho y espalda (que ójala fuese entre pecho y espalda, en mi caso es entre riñón y riñón, que se queda todo adherido en la línea de flotación que tengo con el ombligo como epicentro).

¡Claro que rezumo felicidad! ¡Cómo no voy a hacerlo! Si cada año me pasa lo mismo. Tengo la suerte de tener muchos días libres para estas fechas, y al final, no rasco ni diez minutos para mí…A veces pienso en recuperar mi adolescencia, y encerrarme en el baño a echar un pitillo, y luego echar frus-fris de ese para disimular el olor de cuando cagas mierda pura…cómo se llame…ni me acuerdo mi me importa ahora…Es el único rato que de verdad te quedas para ti.

Queridos tod@s. Que la Navidad sea justa con todos y todas, y si habéis sido un poco cabroncillos, que lo notéis y Papa Noel se olvide alguna cosilla, que si habéis sido unos hijos de puta egoístas, ni Noel ni los Reyes os traigan nada (ya sabéis, los políticos se quedan sin regalos, pero se la pela…ya se los procuran ellos solitos); y si habéis sido buenos o muy buenos, seguid por ese camino y todo lo que os traigan dádselo a quienes no tienen nada que, aún siendo buenos, ni Dios ni su madre se acuerdan de ellos.

¡Feliz Navidad!

Anuncios