A la sombra de la pornografía

sombras

(Descárgala como fondo de escritorio)

De joven sí que me interesaba la pornografía. Bueno, no a mí directamente, sino a mis hormonas y mi necesidad animal de vaciar la vesícula seminal. Cuestión de tener el cuerpo no hiperrevolucionado. Pero el tiempo, el exceso de primero planos con enormes pollas, las vaginas que más bien parecían mejillones carnívoros, los litros de leche condensada simulando semen…No sé…me terminé cansando, y sobre todo acabé por no encontrarle sentido a tanta imagen explícita.

Ahora me inclino por lo sutil, y todo lo que refleje insinuación como las sombras, me roba de modo inevitable, la atención. Cosas de viejos, supongo…

Anuncios