Entre poco y femenino

verja

Quizá el ambiente en el que me muevo, lo que me han enselado, lo que he aprendido y lo que no he querido aprender, me llevan a buscar la simplicidad. Para ser sincero, estoy bastante harto de machadas, carente de Machados, rodeado de manchados y sediento de Quijotes. Es por esto que cuando veo algo tan dibujado en el mundo real como esta verja, no puedo más que caer sobre mis rodillas, sacar la cámara, levantarme para limpiarme las rodilleras del pantalón, y hacer la foto.

Las volutas, aunque parcas, ahí están. El perfil, el dibujo, el croma azul, la soledad de la pieza, el contraste de luces…¿Es mucho pedir pedir poco?

Anuncios