Mundo dos: al desamparo de la Ley

mundo

Cuando el temporal aprieta, uno busca refugio donde puede. Cuando el temporal se torna en tempestad, ya no vale cualquier sitio como escondite, y buscas el amparo más grande que puedas. Te va la vida en ello.

La sorpresa viene cuando quien crees que te va a proteger del desastre, te vapulea del mismo modo que el propio agresor. Y te quedas sin padre, ni madre ni perro que te ladre. Te quedas solo. Y si ya recibiste una hostia por un lado, te ves con la otra mejilla lista para ser abofeteada por quien te la debería acariciar. Y esa duele mucho más, porque te cala en el espíritu, no en la carne.

Lucía Murillo se hincha a pastillas para sobrellevar el peso del castigo que le infligió un incalificable hijo de puta al violarla e intentar asesinarla y para restar tensión en su cabeza por su segunda violación, esta vez a cargo de la Ley que debería haberla defendido. Lo dicho. Sin padre, ni madre ni perro que le ladre. El desamparo ante la Ley es absoluto, y tiene que ver como la Audiencia de Barcelona deja en libertad al figura que la agredió.

El artículo 34 del código penal, cita el tema de la defensa propia diciendo que se te puede absolver de tu agresión si se cumplen estos tres requisitos

a) agresión ilegítima;
b) necesidad racional del medio empleado para impedirla o repelerla
c) falta de provocación suficiente por parte del que se defiende.

Vaya…medir la racionalidad de tu defensa cuando estás siendo víctima de un ataque severo como es una violación e intento de asesinato…uf…complicado…Que vendría a ser…¿la ley del Talión? ¿si te va a violar y consigues zafarte…te haces una estaca y se la metes por el culo? ¿es lo que él iba a hacer no? ¿cómo saber cuáles son sus intenciones finales para poder castigarle en iguales condiciones?

No sé…luego se quejarán si la gente decide tomarse la justicia por su mano, pero es que a día de hoy, sale mejor que te juzguen a que te empastillen de por vida o directamente te entierren.

Tener que leer algo como Me he sentido violada por la justicia creo que es inadmisible. Creo que nos da una sensación de inseguridad permanente que nos genera agresividad, que nos empuja a dudar y ser temerosos de todo, pero lo que es peor, a sentir esa indefensión que te hace llegar a pensar que la violencia es una solución. Y todo esto lo genera quien nos debe proteger.

Vamos mal. Vamos pero que muy mal.

Anuncios