M&C-11

M&C-11

Sin tiempo para llorar, la felicidad parece un bote de plástico donde vas metiendo lo que quieres ver o que sea visto, pero no deja de ser un miserable bote de plástico. Es mejor tener tiempo para llorar.

Anuncios