M&C-24

M&C-24

Hacía bastante que no escuchaba música con los auriculares, y me agradó la sensación de sentir el estéreo bailando entre mis orejas al ritmo de no recuerdo qué melodía, tumbado en la arena a las doce menos veinte de la noche, descalzo, y aún medio grogui por los Martinis de la tarde.

Anuncios