M&C-26

M&C-26

Rosalie me hizo sentir como una isla desierta a la que llega un barco, desembarcan doscientos pasajeros hambrientos de todo, arrasan con lo que encuentran, y abandonan el islote sin el menor prejuicio, sin el menor atisbo de reponsabilidad.

Rosalie me vació y me dejó, de nuevo solitario y en medio de la nada, sin entender qué había ocurrido.

Anuncios