Capitel 2

capitel 2

Y aventurándome a la reprimenda, sentí la tentación del tacto…La arenisca me llamaba, la altura me llamaba…ese tener que estirarme para llegar a acariciar su aspereza…Pero decidí que mejor no hacer el cretino y dejar las cosas como estaban.

Anuncios