Cerebro de hierro

cerebro

Hoy tengo el cerebro parado, como entumecido. Por mis autopistas de la información no circulan ya vehículos con palabras, autobuses con ideas, aviones cargados de proyectos. Tan sólo una vieja bicicleta, incapaz de ir rápido e incapaz de llevar carga. Tan sólo al pasajero que la mueve. Un vetusto filósofo, avejentado y curtido por la brisa de la montaña, asceta y parco en palabras y movimientos.

Poco tengo hoy que decir, y pocas ganas de hacerlo.

Anuncios